Koya, de F. Javier Fraguío


Un monasterio aislado. Una tormenta. Nueve extraños y un cadáver. Bienvenido a Koya.


Podría haber escrito mi propia sinopsis, pero cualquier intento habría sido incapaz de superar la existente, pues estas cuatro frases resumen Koya a la perfección. No sobra ni falta ninguna palabra. Es clara, precisa y atrayente.


MI OPINIÓN:

Intentaré hacer una reseña mínima porque si algo define esta obra, y a su autor, es el minimalismo.
Nunca he juzgado un libro por su portada, nadie debería hacerlo y no seré yo quien empiece, no obstante es innegable que lo primero que nos atrae a la hora de elegir una nueva novela, sobre todo en estos tiempos digitales donde desde cualquier dispositivo podemos descargar una historia, es la portada.
El objetivo, pues, de una portada es llamar la atención para conseguir que el lector se detenga un instante, cese de deslizar su dedo sobre la pantalla del móvil y se tome al menos unos segundos para leer el título de la obra y su sinopsis. Y eso, solo se logra con una buena portada.
La portada de Koya lo consigue.
Es sencilla, estética y simétrica, y captó mi atención de inmediato, es más, me hipnotizó.
Koya consta de dos partes y un epílogo, repartidos en veintiséis capítulos y ciento setenta y dos páginas.
Es una novela corta con un ritmo trepidante, ágil, veloz, que no aminora su marcha en ningún momento. Mientras leía, tenía la impresión de seguir el compás de un metrónomo acelerado, un tempo allegro molto desde la primera palabra hasta la última, y esto, F. Javier Fraguío lo consigue con un fórmula simple, en apariencia: frases sencillas, yendo a lo esencial, desprendiéndose de lo superfluo y contando sólo lo necesario para la comprensión de la historia. No se anda con rodeos ni se explaya en interminables y aburridas descripciones, y aun así sabemos en todo momento dónde estamos, con quién y visualizamos con todo lujo de detalles lo que tenemos alrededor. Es una fórmula que funciona.
Diría que entre sus dedos no sostiene una pluma, sino una varita mágica.
Koya está magistralmente escrita.
La historia nos la cuenta el protagonista, Javier Pan, durante la primera parte, y transcurre en Japón, al sur de Osaka, exactamente en un monasterio budista situado en el monte Koya al que se accede primero en ferrocarril, después en funicular y finalmente en autobús. No diré más...
El único reproche que le puedo hacer a Koya, o a su autor, por ponerle alguna pega, es que el desenlace no me ha sorprendido demasiado. Por lo demás, he disfrutado con la lectura, me he metido en la acción y, dato importante, me he reído muchísimo.
¡Os la recomiendo!


PUNTUACIÓN: 4/5


Título: KOYA

Autor: F. JAVIER FRAGUÍO

Editorial: Autopublicado

Formato: Kindle

Páginas: 172

Idioma: Español

ASIN: B07FZQ9KBR

Género: Negra, thriller, suspense